D-backs entablan demanda contra el Maricopa County Stadium District

PHOENIX - Con el fin de recibir permiso para explorar alternativas para otros estadios o asociaciones, los Diamondbacks de Arizona entablaron una demanda en la Corte Suprema de Arizona contra el Maricopa County Stadium District.

"Es muy lamentable que nos veamos obligados a tomar acción hoy después de varios años de intentos por resolver ese asunto fuera de las cortes", dijo el propietario de los D-backs, Ken Kendrick en un comunicado. "Le hemos hecho una promesa a nuestros fans, quienes nos han ayudado a construir este estadio y nuestra franquicia, de proveer la mejor experiencia en todo el béisbol en un ambiente seguro y acogedor. La inhabilidad del Maricopa County Stadium District de cumplir con su deber no nos ha dejado otra opción".

Los asuntos en cuestión son el costo del capital que se necesita para hacerle reparaciones y mejoras al estadio, que se inauguró en 1998. Una evaluación hecha por el Maricopa County Stadium District llegó a la conclusión que se necesitarán US$185 millones.

Los D-backs alegan que US$135 millones de esa suma son para reparaciones de capital de los cuales el Stadium District es responsable. El equipo también ha dicho anteriormente que se haría cargo de esos costos a cambio de una reducción en los pagos de licencias y la habilidad para rentar el estadio para eventos no relacionados al béisbol.

El Distrito ha negado dicha petición.

"Llevamos más de cuatro años sugiriendo soluciones alternas que ayudarían al Maricopa County Stadium District cumplir con su parte de nuestro acuerdo, incluyendo múltiples ofertas para hacernos responsables de sus compromisos económicos", dijo Kendrick. "Todas nuestras ofertas han sido rechazadas".

Aunque hay áreas estructurales que el equipo considera deben de solucionarse en el futuro cercano, Kendrick dijo que no hay preocupaciones inmediatas con respecto a la seguridad de los fans.

"Nuestros fans pueden estar seguros que el paso que dimos hoy no afectará en absoluto las operaciones a diario de los D-backs en la próxima temporada, y que para el 2017, el Chase Field estará completamente seguro", dijo Kendrick. "Nuestro enfoque sigue siendo el operar lo mejor que podamos dentro y fuera del terreno y estamos ansiosos por el comienzo de los entrenamientos y el Día Inaugural".

Los D-backs recalcan que no buscan dinero mediante la demanda.

"Debe de quedar en claro que los D-backs no buscan ser recompensados por daños en esta demanda ni pretenden que los contribuyentes aporten fondos", dijo el abogado de los D-backs, Leo R. Beus, en un comunicado. "Le están pidiendo a la corte la habilidad de remover la restricción contractual que les impide a los Diamondbacks explorar otras opciones con respecto al estadio.

"La inversión de la franquicia en el Chase Field y su impacto en la ciudad de Phoenix, el Condado Maricopa y el estado de Arizona son profundos y su compromisos con la comunidad no tiene paralelos. El Seidman Research Institute del ASU W.P. Carey School of Business ha llegado a la conclusión que los contribuyentes han ganado un increíble 10.2 por ciento de ganancias de su inversión original de US$238 millones en el Chase Field. ASU-Seidman también calcula que cada dólar que los contribuyentes han invertido en el Chase Field ha restado en US$16 en crecimiento económico, o un total de US$3.8 billones, lo cual ha resultado en la creación de más de 53,933 años de empleo en Arizona en los últimos 20 años.

"Los dueños y ejecutivos de los Diamondbacks han estado dispuestos a reunirse con el grupo de compradores recién presentados por el Maricopa County Stadium District, pero dicho grupo no estuvo dispuesto a proveer ni la información más básica sobre quiénes sin ni como tenían planeado proveer un hogar viable a largo plazo para los fans de los D-backs, algo que el Maricopa County Stadium District ha reconocido que no puede hacer.

"Los Diamondbacks han cumplido con su parte del acuerdo original, invirtiendo más de US$485 millones en la construcción, operación y mantenimiento del Chase Field con el fin de mantener el estadio en el estado que se encuentra ahora mismo. Está en juego la habilidad de disputar sus partidos en el Chase Field. Por lo tanto, los Diamondbacks ahora tienen que pedirle a la corte que simplemente sean liberados de la provisión en el contrato con el Maricopa County Stadium District que les impide a los Diamondbacks explorar otras alternativas para el estadio".