Una filosofía ganadora

D-backs construidos a base de jóvenes

PHOENIX - Estos no son los viejos Diamondbacks.

Los equipos de nómina alta con muchos veteranos que caracterizaban los primeros años de la franquicia y ganaron tres títulos de Oeste de Liga Nacional, un banderín, y la Serie Mundial se han convertido en un equipo de jóvenes con jugadores que han crecido con la organización con una nómina en el tercio más bajo. Ese equipo ganó 90 partidos, el mayor total en la Liga Nacional, y abrirán la Serie de Campeonato de la L.N. contra los Rockies de Colorado el jueves.

Hay más de una manera de construir una organización exitosa.

Cuando la franquicia comenzó a jugar y perdió 98 partidos en 1998, Jerry Colangelo y Joe Garagiola organizaron un plan que consistía de invertir fuertemente en agentes libres para ser del equipo un competidor inmediato.

El resultado fue que el equipo firmó a Randy Johnson, Steve Finley y Todd Stottlemyre, entre otros, antes de la próxima temporada en la cual los D-backs ganaron 100 juegos y se convirtieron en el la franquicia de expansión que más rápido ha llegado a la postemporada.

Dos años después, ellos ganaron la Serie Mundial en una emocionante batalla de siete partidos con los Yankees. Según la revista USA Today, la nómina del equipo era de $85 millones y subió a $103 millones en el 2002.

Pero aunque el equipo fue exitoso en el terreno, cayó en deuda para mantener la nómina alta. Como resultado, Colangelo tuvo que irse después de que el equipo perdió 111 partidos en el 2004.

Después de participar en el mercado de agente libre antes de la temporada 2005, los nuevos dueños del equipo, liderados por el CEO Jeff Moorad y el directivo Ken Kendrick contrataron al gerente general Josh Byrnes y le entregaron las riendas del equipo.

Esta temporada, los D-backs comenzaron el año con nómina cerca de $53 millones, sin incluir los casi $29 millones en contratos deferido que pagaron de 1999 al 2002.

"No siempre ha sido fácil", dijo Kendrick de su cambio de filosofía. "Ha sido metódico y según el plan, lo íbamos hacer con jugadores jóvenes. Es grato ver que ellos han recibido su oportunidad y que han podido producir y esperamos que continúe."

Colocar a jugadores jóvenes en el terreno y reducir la nómina es una cosa. Hacer las dos cosas y ganar es el verdadero reto.

Bajo Garagiola y el antiguo director de cazatalentos, Mike Rizzo, los D-backs reclutaron jugadores buenos y la despensa de las Ligas Menores estaba bien surtida cuando Byrnes tomó las riendas.

"Tenemos muchos buenos jugadores en nuestro sistema", dijo Byrnes. "No hay duda de que eso nos dio una ventaja."

Byrnes ayudó el proceso con tratos que trajeron a Chris Young, Liván Hernández, y Doug Davis al equipo.

"El progreso ha sido extraordinario", dijo Moorad. "Estamos encantados con el liderato y la sustancia que Josh y su personal han traído a la organización. Estamos encantando con el progreso sobre el terreno y sentimos que aunque se puede decir que nuestro plan está adelantado, creemos que cuando creas un plan viable no hay un horario fijo. Este es un paso importante para nosotros y creemos que hay mucho más por venir."

Una cosa que este equipo del 2007 tiene en común con el conjunto del 2001 es el compañerismo.

"Eso es lo que logra el ganar", dijo el locutor de los D-backs, Mark Grace, quien jugó con el equipo de 2001. "El ganar los acerca, seas mayor o joven. Me imagino que no se darán de cuenta hasta más adelante en sus carreras lo que han logrado porque mucho de ellos son novatos o están en su segundo año. Para nosotros en el 2001, significaba para nosotros, porque muchos de nosotros no habíamos estados ahí. Lo valoramos mucho. Creo que estos muchachos lo valoran, pero probablemente no se darán cuenta hasta que estén mucho mayores."