Hora de pensar en el 2008

D-backs lamentan derrota ante Rockies

DENVER -- Quizá la temporada sorprendente de los Diamondbacks de Arizona fue una mascarada estupenda.

De ser así, fueron desenmascarados por los mágicos Rockies de Colorado, que consumaron una barrida sobre los Diamondbacks en cuatro partidos en la serie de campeonato por la Liga Nacional al doblegarlos 6-4 la noche del lunes.

Al abrir con cuatro novatos y dos jugadores de segundo año en el cuarto partido con tres derrotas seguidas, los Diamondbacks mostraron finalmente su edad en la serie. Arizona anotó ocho carreras en cuatro partidos, insuficientes para enfrentar al pujante equipo de los Rockies que pareció aprovechar cada resquicio.

"Les dije que esto es el comienzo de algo. Estoy orgulloso de ellos, peleamos de nuevo hasta el final. Lleven la cabeza en alto porque tuvimos un año sensacional", dijo el manager Bob Melvin de los Diamondbacks.

Uno de los novatos, Micah Owings, mantuvo a Arizona adelante por 1-0 durante tres innings el lunes gracias a su brazo y su bateo. Sin embargo, las seis carreras de Colorado en la cuarta entrada se combinaron con una especie de mala suerte y una actuación deficiente para hundir a los Diamondbacks.

"Cualquiera, en cualquier momento", era el clamor entusiasta de Arizona durante su camino inusitado hacia el título de la División Oeste en la Liga Nacional y al mejor registro de la liga con 90 victorias. "No siempre, jamás con cualquiera", podría cuadrar mejor al final.

Los abatidos Diamondbacks trataban de evocar que habían llegado más lejos de lo que nadie les predijo.

"En este momento eso duele", dijo Melvin, "porque llegamos a la postemporada, pasamos la primera ronda. Es algo difícil de aceptar, sobre todo al perder como lo hicimos, pero en un par de días, cuando volvamos a recordar dónde empezamos y dónde terminamos, habrá sido un temporada muy exitosa".